¡Hola, amigos! ¡Este es mi blog!

Me llamo Pablo Bonnet y aquí van tres datos importantes para conocerme mejor: nací en Tenerife, fui niño en los noventa y me crie en Internet.

Para saber mejor a qué me dedico y todo lo que hago, lo mejor es que visites mi página web o mi perfil en Linkedin (y conectes conmigo, ya que estamos). Si quieres saber cuáles son los temas que me interesan, léeme por aquí o visita mi perfil de Medium. Gracias, en todo caso, por visitar esta sección.

Este de aquí soy yo, por si querías ponerme cara…

Ya que estás aquí, te confieso algo: empecé a escribir Fantástico Magazine cuando estaba en la universidad, hace ya algunos años, sentado frente a un escritorio que me había fabricado con tablas recogidas de la calle. Hace poco decidí que era buena idea rescatarlo de los confines del ciberespacio y darle una identidad nueva. Lo hice, en principio, por puro entretenimiento y, sin embargo, me hace muy feliz tenerlo de vuelta. (He mejorado también las condiciones del lugar desde donde escribo, por si te lo estabas preguntando…).

En todo caso, espero que disfrutes de las cosas que aquí te cuento. Escríbeme cuando quieras a través de alguno de los canales que pongo a tu disposición y sígueme, si te apetece, en las redes sociales del sitio para enterarte de cada ocasión en que suba nuevo contenido.

¡Nos vemos por la red!

¡Hola, amigos! ¡Este es mi blog!

Me llamo Pablo Bonnet y aquí van tres datos importantes para conocerme mejor: nací en Tenerife, fui niño en los noventa y me crie en Internet.

Para saber mejor a qué me dedico y todo lo que hago, lo mejor es que visites mi página web o mi perfil en Linkedin (y conectes conmigo, ya que estamos). Si quieres saber cuáles son los temas que me interesan, léeme por aquí o visita mi perfil de Medium. Gracias, en todo caso, por visitar esta sección.

Este de aquí soy yo, por si querías ponerme cara…

Ya que estás aquí, te confieso algo: empecé a escribir en Fantástico Magazine cuando estaba en la universidad, hace ya algunos años, sentado frente a un escritorio que me había fabricado con tablas recogidas de la calle. Hace poco decidí que era buena idea rescatarlo de los confines del ciberespacio y darle una identidad nueva. Lo hice, en principio, por puro entretenimiento y, sin embargo, me hace muy feliz tenerlo de vuelta. (He mejorado también las condiciones del lugar en el que estoy sentado, por si te lo estabas preguntando…).

En todo caso, espero que disfrutes de las cosas que aquí te cuento. Escríbeme cuando quieras a través de alguno de los canales que pongo a tu disposición y sígueme, si te apetece, en las redes sociales del sitio para enterarte de cada ocasión en que suba nuevo contenido.

¡Nos vemos por la red!

Esta página web usa cookies para mejorar tu experiencia. Al seguir navegando aceptas su uso. Para enterarte de más, puedes leer la Política de Privacidad y Cookies.